¿Se puede combinar el jugo de naranjas con los medicamentos?

Como hemos dicho muchas veces en estas páginas, el jugo de naranjas es un saludable amigo de nuestra familia. Sin embargo… ¡a veces podría no ser tan bueno! Se trata de la combinación de jugo de naranja con ciertos medicamentos que interfieren con la acción de sus componentes activos. Sin necesidad de alarmarte, es bueno tener en cuenta estos consejos.

Jugo de naranja + medicamentos
Según la mayoría de los especialistas, el jugo de naranjas se combina con la mayoría de los medicamentos aumentando su absorción en la sangre, pero si la concentración del fármaco es elevada, puede presentar efectos adversos. Por ejemplo, según la FDA de los Estados Unidos, el jugo de naranjas combinado con los medicamentos para reducir el colesterol puede producir una acumulación en la sangre de su componente activo, las estatinas, provocando daños en el hígado y músculos. El jugo de naranjas puede bloquear la acción de algunas enzimas, impidiendo la correcta eliminación de los restos de medicamento no metabolizados. En realidad, algunos estudios han demostrado que el jugo de naranjas amplifica el efecto de algunos medicamentos mientras que en otros casos lo reducen.

Qué combinaciones debes evitar
La FDA emitió una guía para consumidores, en la que recomienda evitar la combinación de jugo de naranjas con ciertos fármacos. Sin embargo, como no todos los organismos reaccionan de la misma manera, es importante consultar con tu médico y leer la etiqueta del medicamento. Las combinaciones que pueden provocar efectos adversos incluyen las estatinas, los fármacos que reducen la presión arterial, ansiolíticos, antiarrítmicos, antihistamínicos y otros como la fexofenadina, que se emplea ante alergias estacionales. También debe evitarse ingerir jugo de naranjas junto con fármacos oncológicos, betabloqueantes, inmunosupresores y antibióticos.

Sigue nuestros consejos
Para evitar inconvenientes, lo más importante es no automedicarse. Si el medicamento interactúa con el jugo de naranjas, probablemente tu doctor te aconseje suprimir la ingesta de jugo mientras estás recibiendo la medicina, aunque a veces es suficiente con establecer horarios diferentes para tomar el jugo y los medicamentos. En el caso de consumir medicamentos de venta libre, es necesario leer la etiqueta del medicamento para constatar si existe alguna limitación y, si se ingieren jugos industrializados, observar que la bebida no contenga zumo de naranjas. Otros jugos que también pueden interactuar en forma negativa con los medicamentos, son los de manzana y pomelo, pues impiden su correcta absorción.

Guía de recursos
¿Quieres saber más sobre este tema? Puedes consultar la guía de la FDA  y los consejos de la revista Consumer.  ¿Tienes alguna experiencia? ¡Compártela!

Fotos: medicamentos, vía Morguefile

Jugo de naranjas, vía Morguefile

Naranjas IV Gama

¿Sabes qué son los productos “IV Gama” en frutas y verduras? Se trata de frutas y verduras frescas sometidas a un procesamiento mínimo (lavado, cortado, envasado); así, puedes llevar a tu mesa productos frescos sin el gasto de tiempo y dinero que significa realizar esas tareas en casa. Si alguna vez adquiriste en el supermercado un envase plástico con ensalada lista para condimentar y consumir… ¡era un producto de IV gama!

Más detalles sobre los productos de IV Gama
Aunque los productos de IV gama se conservan a baja temperatura, no deben perder su calidad de “frescos y naturales”. Para ello, una clave es la selección de las materias primas, ya que frutas y verduras de baja calidad no resistirían el procesamiento ni el tiempo que deba transcurrir desde la preparación hasta el consumo. La otra, es el mínimo procesado, para alterar lo menos posible las propiedades naturales del vegetal y alargar su vida útil. Fuera de esto, encontrarás frutas y verduras de IV gama en múltiples presentaciones, todas en atmósfera controlada: bolsas, bandejas de plástico, etc.

La naranja, un “IV gama” natural
Después de haber leído lo anterior te preguntarás… ¿cómo es posible que existan naranjas de IV gama? De hecho, la fruta viene en su propio envase natural, la cáscara de brillante color naranja que protege las botellitas de jugo y pulpa que guarda en su interior. En realidad, las frutas y verduras de IV gama tienen mucho éxito porque garantizan frescura y calidad y su consumo ha aumentado en forma exponencial en los últimos años. Las investigaciones llevan a incorporar nuevos productos a esta modalidad, además de los habituales como zanahorias, lechuga y brócoli o frutas como melón, sandía, melocotón, nectarina, caqui, fresa y frutos tropicales. Las naranjas o en general, los cítricos de IV gama deberían contemplar la forma de procesamiento y el desarrollo de los envases considerando las características propias del fruto. Por ejemplo, las naranjas en almíbar o la fruta enlatada troceada y con jugo, no son “naranjas IV gama” ya que no preservan el sabor y textura originales.

Naranjas peladas y cortadas
No obstante, la ciencia avanza y la técnica también y ya están proponiendo formas de presentar la naranja para que pueda ser considerada un producto de IV gama. Por ejemplo, tratamientos térmicos de larga duración, o presentaciones multifruta como ensaladas de frutas envasadas para consumo rápido. Básicamente, el procesamiento de la naranja debería incluir el pelado y la presentación de la pulpa en rodajas o gajos manteniendo sus propiedades organolépticas.

Los mejores amigos de la naranja

Siempre decimos que la naranja es una de nuestras mejores amigas, por sus propiedades nutritivas y saludables pero… ¿quiénes son los mejores amigos de la naranja? Gastronómicamente hablando, la naranja es un ingrediente versátil y delicioso que permite incorporar su sabor a diferentes platos en forma de salsas o ralladura, jugo para perfumar la masa de budines y bizcochuelos, integrando cocteles, tragos, y muchas preparaciones dulces y saladas. A continuación, los aromas, alimentos o condimentos con los que mejor combina. ¡Acompáñanos!

Condimentos: el jengibre
El jengibre es un apreciado condimento y una especie con propiedades medicinales conocidas y utilizadas desde hace milenios por la medicina china y ayurvédica. Comparte muchas propiedades con la naranja y es uno de los más utilizados para aromatizar las preparaciones con cítricos. Para empezar, tienen el mismo origen: el este de Asia, aunque en la actualidad, igual que la naranja, se cultiva en todo el mundo. Tanto en la gastronomía como la medicina popular, se utiliza el rizoma, que es un grueso tallo subterráneo de formas curiosas, como manos o cuerpos humanos. Su aroma es cálido, el sabor picante y ligeramente amargo, y no se utiliza sólo como condimento sino en preparaciones específicas, como el codiciado “gingembrat” o jengibre confitado, una golosina que aún se sigue elaborando en los países asiáticos y hasta tiene su propio envase, los “ginger-jars”, unos típicos frascos de porcelana. El jengibre fresco y rallado es el condimento ideal para los platos de carne de aves con naranja y, en pastelería, para combinar en bocadillos y magdalenas.

Dulces: el chocolate
En el año 2012, unos científicos del grupo de investigación en Ingeniería del Conocimiento de ESADE (España), crearon un programa que permite seleccionar las mejores combinaciones de chocolate y frutas. Para conseguirlo, incorporaron la información de alrededor de 100 frutas a un sistema de inteligencia artificial que repite las experiencias de expertos chocolateros y pasteleros en relación con el chocolate. Encabezó la lista de buenas combinaciones buenas nuestra amiga la naranja seguida de otro cítrico: la mandarina, mientras que el sistema consideró como la combinación ideal entre las menos experimentadas, chocolate más arándano rojo. En realidad, ¡descubrieron algo que los pasteleros y reposteros de todo el mundo saben desde que se inventó el chocolate! Desde las cáscaras de naranja confitadas bañadas en chocolate hasta un increíble pollo con salsa de chocolate y naranja… todo es posible.

No sólo en gastronomía
También en perfumería y aromaterapia, la naranja tiene una gran aliada: la vainilla, en forma de extracto. El extracto de vainilla proviene de las vainas de la “Vanilla planifolia”, una planta orquídea trepadora originaria de México, con múltiples usos tanto en gastronomía como perfumería. A continuación, los ingredientes para preparar un jabón suavizante, relajante y nutriente: aceite esencial de naranjas, extracto de vainillas, agua destilada, extracto de semillas de toronja, glicerina vegetal.

Foto Jengibre: vía Wikipedia

Cómo disfrutar el mejor jugo exprimido

Beber un vaso de jugo de naranjas, en invierno o en verano, es un verdadero placer: refresca, levanta el ánimo y tiene grandes propiedades depurativas. En realidad, todos los cítricos son excelentes para preparar y beber jugo, como el limón, con abundantes minerales y vitaminas y una poderosa acción depurativa del organismo. Pero… ¿cuál es el secreto para preparar el mejor jugo exprimido?

El jugo, naranja líquida
El zumo de naranja es uno de los pilares de una dieta saludable, debido a su alto contenido en vitamina C de la que contiene 60 mg por cada 100 gr. de fruta. Lo mejor es beber el jugo de naranja recién exprimido, pues los zumos comerciales no siempre tienen los niveles de vitamina C correspondientes al contenido natural. De esta manera, el consumo de naranjas es un verdadero reaseguro frente a la presencia de gérmenes patógenos y enfermedades propias del período invernal como la gripe A. De hecho, el consumo de naranjas, frescas o en jugo, aumenta sin pausa cada año; a la cabeza de los consumidores se encuentran los estadounidenses, que beben casi dos litros de jugo naranjas por día; en Europa los mayores consumidores son los alemanes, con 40.3 litros por año por persona, mientras que en España se consumen alrededor de 25.3 litros por habitante por año.

Exprimidores domésticos
Hay muchas formas de obtener jugo de naranja en casa. Lo más sencillo es cortar la naranja por la mitad y apretarla entre ambas manos para extraer la mayor cantidad de jugo posible; luego puedes ayudarte con un cuchillo o el mango de una cuchara para presionar los restos de pulpa y sacarles hasta la última gota de su delicioso néctar. Pero hay otros métodos más sofisticados: los exprimidores, que pueden ser manuales, mecánicos o eléctricos. Los exprimidores manuales consisten sencillamente en un cono ranurado sobre el que se ejerce presión directamente con la mano. Los mecánicos constan de algún sistema de palancas que permite multiplicar la fuerza de la mano, y los eléctricos, que se revelan como los más convenientes, son similares a los manuales pero accionados eléctricamente. Como ves… ¡no hay razón para quedarse sin jugo de naranjas!

Para tener en cuenta
Un interesante estudio comparó ocho marcas de exprimidores eléctricos y determinó cuáles son los factores principales a tener en cuenta al adquirir este pequeño pero útil artefacto:

  • Tamaño y forma del cono;
  • Tamaño del artefacto;
  • Consumo real;
  • Largo del cable en relación a la ubicación que tendrá en el ambiente;
  • Capacidad del recipiente de recolección del zumo;
  • Sistema de presión de la pulpa;
  • Tamiz para separar la pulpa del jugo;
  • Diseño (debe ser funcional, fácil de usar, lavar, montar y desmontar).

Foto Jugo de naranjas: vía Morguefile

Foto Exprimidor: vía Morguefile

Foto electrodoméstico: vía Wikipedia