Cómo comprobar la frescura de las naranjas

Naranjo al sol

Uno de los aspectos más valorados por los clientes que compran naranjas por Internet es la posibilidad de acceder a fruta realmente fresca, pues según los productores, llegan del árbol a la mesa en sólo 24 horas.  Pero… ¿será realmente así? A continuación, todas las pistas para comprobar la frescura de las naranjas.

Naranjo al sol

Aprender a reconocer las naranjas frescas
Para empezar, es importante aprender a reconocer las naranjas frescas, ya que estamos habituados a consumir las naranjas adquiridas en la frutería o el supermercado.  Estas naranjas generalmente llegan a nuestras manos entre dos y cuatro semanas después de cosechadas, y muchas veces el aspecto fresco y tentador que presentan en las góndolas y escaparates se debe a que las frutas han sido tratadas con productos químicos o conservadas en frigoríficos.  Lo mejor es realizar una visita a una finca productora para saborear naranjas recién cosechadas en vivo y en el mismo sitio en el que crecen y maduran.  De esta manera accederemos a una experiencia realmente inolvidable, nuestros sentidos captarán de inmediato el aroma, color, textura y sabor de la naranja realmente fresca y seguramente de allí en adelante seremos capaces de diferenciar una naranja fresca de una que no lo es.

Las naranjas frescas y los sentidos

  • Vista: A la vista, las naranjas frescas deben ser firmes, de color intenso y cáscara lisa, sin arrugas.  Además debe ser opaca ya que en general el brillo se debe al tratamiento con productos químicos.  El tamaño debe ser el apropiado al tipo de naranja, ya que como sabemos el calibre varía según la variedad.
  • Tacto: Al tacto la naranja fresca debe ser de textura firme y piel seca, ya que si está húmeda es porque ha sido lavada con productos químicos.
  • Olfato: Las naranjas frescas tienen aroma, del que carecen las naranjas de frigorífico.  El aroma de la naranja es cálido y estimulante y tiene la virtud de alegrar el ambiente.
  • Gusto: El sabor de la naranja recién cosechada es notable y mantiene el equilibrio entre dulzor y acidez.

Tests de la naranja
Para asegurarte la frescura de la fruta que compras por Internet, debes solicitar al productor que incluya en la caja algunas naranjas con el cabito, es decir, el pequeño tallo que la une al árbol, inclusive si puede dejar un trozo de rama con hojas ¡sería todavía mejor! Si el cabito y las hojas llegan a tu hogar verdes y frescos, puedes estar seguro de que la naranja ha sido recién recogida.  Si el cabito tiene un tono amarronado, la naranja no tiene la frescura necesaria. Si has adquirido naranjas para jugo, comprobarás fácilmente la frescura de la fruta: el jugo de naranjas estresadas se separa en diferentes fracciones y forma un depósito en el fondo del vaso, en cambio el jugo de naranjas frescas es homogéneo tanto en la textura como el color.  Además, las naranjas frescas proporcionan una mayor cantidad de jugo que las del frigorífico.