Cómo disfrutar el mejor jugo exprimido

Beber un vaso de jugo de naranjas, en invierno o en verano, es un verdadero placer: refresca, levanta el ánimo y tiene grandes propiedades depurativas. En realidad, todos los cítricos son excelentes para preparar y beber jugo, como el limón, con abundantes minerales y vitaminas y una poderosa acción depurativa del organismo. Pero… ¿cuál es el secreto para preparar el mejor jugo exprimido?

El jugo, naranja líquida
El zumo de naranja es uno de los pilares de una dieta saludable, debido a su alto contenido en vitamina C de la que contiene 60 mg por cada 100 gr. de fruta. Lo mejor es beber el jugo de naranja recién exprimido, pues los zumos comerciales no siempre tienen los niveles de vitamina C correspondientes al contenido natural. De esta manera, el consumo de naranjas es un verdadero reaseguro frente a la presencia de gérmenes patógenos y enfermedades propias del período invernal como la gripe A. De hecho, el consumo de naranjas, frescas o en jugo, aumenta sin pausa cada año; a la cabeza de los consumidores se encuentran los estadounidenses, que beben casi dos litros de jugo naranjas por día; en Europa los mayores consumidores son los alemanes, con 40.3 litros por año por persona, mientras que en España se consumen alrededor de 25.3 litros por habitante por año.

Exprimidores domésticos
Hay muchas formas de obtener jugo de naranja en casa. Lo más sencillo es cortar la naranja por la mitad y apretarla entre ambas manos para extraer la mayor cantidad de jugo posible; luego puedes ayudarte con un cuchillo o el mango de una cuchara para presionar los restos de pulpa y sacarles hasta la última gota de su delicioso néctar. Pero hay otros métodos más sofisticados: los exprimidores, que pueden ser manuales, mecánicos o eléctricos. Los exprimidores manuales consisten sencillamente en un cono ranurado sobre el que se ejerce presión directamente con la mano. Los mecánicos constan de algún sistema de palancas que permite multiplicar la fuerza de la mano, y los eléctricos, que se revelan como los más convenientes, son similares a los manuales pero accionados eléctricamente. Como ves… ¡no hay razón para quedarse sin jugo de naranjas!

Para tener en cuenta
Un interesante estudio comparó ocho marcas de exprimidores eléctricos y determinó cuáles son los factores principales a tener en cuenta al adquirir este pequeño pero útil artefacto:

  • Tamaño y forma del cono;
  • Tamaño del artefacto;
  • Consumo real;
  • Largo del cable en relación a la ubicación que tendrá en el ambiente;
  • Capacidad del recipiente de recolección del zumo;
  • Sistema de presión de la pulpa;
  • Tamiz para separar la pulpa del jugo;
  • Diseño (debe ser funcional, fácil de usar, lavar, montar y desmontar).

Foto Jugo de naranjas: vía Morguefile

Foto Exprimidor: vía Morguefile

Foto electrodoméstico: vía Wikipedia