La naranja, aliada de la belleza

La naranja es una deliciosa amiga de nuestra salud por su alto contenido en nutrientes como vitaminas, minerales y fibra; pero además, es una verdadera aliada de la belleza y el bienestar tanto de varones como mujeres ya que sus propiedades son aprovechadas por la cosmética industrial y hogareña.

Todo es útil
Todo es útil en la naranja: la piel, la pulpa y hasta las hojas y las flores del naranjo, blancas y perfumadas, conocidas como azahar. En realidad la industria cosmética utiliza la llamada naranja amarga, una variedad no comestible pero muy rica en aceites esenciales; de hecho, fue la primera especie de naranjo cultivada en Europa hace ya más de mil años. Los principios activos de la naranja son el limoneno y linalol, que se encuentran en la cáscara y las hojas. La pulpa es rica en azúcares, glucósidos y vitaminas; además, la naranja madura contiene una sustancia regeneradora de tejidos especialmente de los vasos capilares… aunque ¡ya dedicaremos otro artículo a las propiedades medicinales!

Aceites esenciales
Las hojas del naranjo brindan un importante aceite esencial llamado “petit grain”, muy utilizado en perfumería y cosmética por sus propiedades equilibrantes, relajantes y armonizantes.  Los aceites esenciales también se extraen de la cáscara, tanto de las naranjas dulces como las amargas, que, por su contenido en beta-caroteno, que le otorga el característico color naranja, se utilizan entre otros fines para la pigmentación de la piel, pero deben ser utilizados con precaución ya que pueden tener efectos fotosensibles, es decir, que reaccionan ante la exposición a la luz solar. Con éste se elaboran extractos y tinturas, y también cremas, aceites corporales, desodorantes y perfumes.

Cosmética casera
Si quieres aprovechar a pleno las naranjas compradas por Internet, te interesará saber que puedes elaborar algunas preparaciones caseras sencillas como por ejemplo mascarillas para estimular la circulación, mejorar la piel y combatir la celulitis. Por ejemplo, puedes preparar una mascarilla con yogur y ralladura de cáscara de naranja. Los ingredientes son: la ralladura de la piel de una naranja, 1 pote de yogur natural y 1 cucharada de avena molida. Se mezclan todos los ingredientes hasta conseguir una pasta homogénea que puedes aplicar después del baño sobre la piel afectada por celulitis o las áreas que deseas revitalizar, dejándola actuar unos 15 minutos. Luego se quita masajeando suavemente. Otra mascarilla similar puede prepararse con la ralladura de la piel de media naranja, media taza de jugo de naranja recién exprimido, dos cucharadas de yogur y dos cucharadas de harina de maíz para espesar. Estas mascarillas también sirven para combatir el acné.