Las delicadas conservas con mandarinas

Frasco de mermelada

La mandarina, al igual que la naranja, es una fruta excelente para preparar deliciosas conservas que nos permitan recrear el placer de disfrutarla durante todo el año.  Para los entusiastas seguidores de las mandarinas en realidad es mejor, ya que su sabor es más dulce y delicado y por sus características, parece prestarse mejor para las conservas.  Licores, mermeladas, jaleas, gajos en almíbar y mucho más.  De manera que, ponte el delantal y… ¡manos a la obra!

Frasco de mermelada

Esterilización de frascos
Antes de comenzar, es importante tener en cuenta que los frascos para las conservas caseras deben estar perfectamente esterilizados, es decir, libres de bacterias y microorganismos que puedan contaminar el producto. Hay diversos métodos para la esterilización casera, pero cualquiera de ellos requiere que los frascos estén perfectamente limpios y secos, de manera que lo primero que debes hacer es lavar muy bien los frascos con agua caliente. Una forma de esterilizar los frascos es utilizando el calor del horno; para ello, debes colocar los frascos boca abajo en el horno, sobre un paño limpio, y dejarlos por lo menos 10 minutos a una temperatura de 140°C o hasta que notes que están perfectamente secos. También deben esterilizarse las tapas. También debes tener en cuenta que, al verter la mermelada o dulce caliente en el frasco, éste puede romperse. Para evitarlo, recuerda entibiar los frascos en el horno antes de rellenarlos, colocarlos sobre un paño limpio para evitar el cambio brusco de temperatura que también puede romper el frasco, y llenar dejando unos 2 cm. libres hasta del borde.

Pasteurización
Otro método para evitar la proliferación de bacterias es la pasteurización, que es muy fácil de hacer. Consiste en colocar los frascos de conservas en una olla evitando el contacto directo del cristal con el metal, por ejemplo apoyando los frascos sobre una rejilla de madera o un paño grueso doblado en cuatro. Se llena la olla con agua y cuando está hirviendo, se introducen los frascos remojándolos en el agua caliente unas cuantas veces para que no sufran un cambio brusco de temperatura que podría romperlos. Una vez en el agua hirviendo se los deja unos minutos hasta que salga todo el aire, se tapan herméticamente y se cubren con agua caliente. Se dejan hervir el tiempo indicado por la receta, luego se retiran y se dejan enfriar. Las conservas así pasteurizadas pueden durar hasta un año, pero una vez abierto el frasco, debes mantenerlo en el refrigerador.

Mermelada de mandarina y jazmín
Ahora sí, una deliciosa receta que combina el sabor y el aroma de dos delicadas protagonistas del reino vegetal: mandarinas y jazmines. ¡Bon apetit!

Ingredientes

  • 50 o 60 flores de jazmín
  • 20 mandarinas
  • 300 gr. de azúcar
  • 10 hebras de azafrán

Preparación
Exprimir las mandarinas. Preparar un almíbar con el jugo de las mandarinas y el azúcar. Perfumar y dar color con las hebras de azafrán. Revolver hasta que espese. Por otra parte verter en una sartén un poco de aceite de buena calidad y dorar los pétalos de jazmín. Rebozar los pétalos en azúcar blanca y añadirlos a la mermelada. Envasar y pasteurizar durante 30 minutos.

Ideal para: desayunos y meriendas, y también para salsear carnes rojas.

Foto jazmín: vía Flickr