Naranjas viajeras

Comprar naranjas por Internet es hoy en día la oportunidad de acceder a frutas frescas y libres de productos químicos. En realidad, las naranjas que adquirimos en el mercado son sometidas a diferentes procesos para garantizar su llegada al público en buenas condiciones, ya que en muchos casos deben viajar miles de kilómetros para llegar a la mesa de los consumidores.

Datos sensibles de la naranja
Las partes de la naranja pueden resultar afectadas por diferentes factores: la cáscara exterior, de color amarillo naranjado, donde se encuentran las vesículas de aceites esenciales con el característico aroma cítrico, y el interior con sus 8 a 10 segmentos llenos de bolsas de zumo. Según la época del año en que las adquiramos, tendremos naranjas de invierno, provenientes de los países del Mediterráneo, entre noviembre y junio, y las de verano provenientes de los países de ultramar, entre junio y noviembre. La madurez del fruto se establece a nivel industrial, por un índice llamado “Brix” que relaciona la proporción de azúcar / ácido de la fruta. Una naranja de buen sabor tiene un “Brix” de entre 10 y 16. El mejor señalador de frescura es el extremo del tallo o pedúnculo que la unía al árbol; si está seco, se trata de una naranja poco fresca. El color no es un indicador de madurez ni frescura, pero sí el brillo superficial de la cáscara.

Naranjas marineras
Las naranjas que viajan en barco desde el lugar de origen hasta el de consumo deben ser acondicionadas especialmente, para evitar su deterioro y garantizar que lleguen con buen aspecto a la mesa de los consumidores. Estas frutas por lo general se embalan antes de su maduración completa para que pasen un proceso de post maduración en cámaras; deben ser lavadas para eliminar suciedad, moho, residuos de fumigación e insectos. Las naranjas que no desarrollan el color típico son sumergidas en un baño de colorante a temperaturas de 45 a 50° C y para que toleren el viaje son recubiertas con una capa de cera y tratadas con conservantes. Además, hasta el momento del embarque, son almacenadas en cámaras frigoríficas.

Cómo viajan las naranjas
Las naranjas pueden viajar en cajas de cartón, cajas de madera o bolsas de malla. Sus medios de transporte son los barcos, aviones, camiones o ferrocarril, pero siempre deben hacerlo en contenedores refrigerados con suministro de aire fresco o atmósfera controlada; además, son muy sensibles al impacto y presión, por lo que la carga debe ser manipulada con cuidado. También debe ser protegida de la humedad, y durante el viaje, debe medirse constantemente la temperatura de la pulpa, ya que si se aleja de los valores mínimos y máximos establecidos, las naranjas se echarían a perder rápidamente.

Foto: vía Morguefile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *