Las naranjas ayudan a cuidar el planeta

La piel de la naranja se está convirtiendo en una importante aliada de la ecología.  Rica en aceites esenciales, nutrientes y antioxidantes, su consumo no es muy habitual y se convertiría sencillamente en toneladas de residuos si la ciencia no descubriera a cada instante nuevas y sorprendentes propiedades que permiten ahorrar energía y cuidar el planeta.

La piel de naranja podría reemplazar al petróleo
Muchos productos que actualmente son producidos por la industria petroquímica, como plásticos y combustibles, podrían ser elaborados a partir de… cáscaras de naranja.  Decíamos en un artículo anterior que los científicos británicos habían descubierto que las pieles de naranja, debido a su alto contenido en celulosa, podían tratarse y aprovecharse para producir un nuevo tipo de plástico a partir de los gases volátiles que contienen.  De esta manera se podrían aprovechar millones de toneladas de residuos de cítricos, por ejemplo a partir de la industria del zumo de naranja.  Otra investigación promueve la obtención de bioetanol.  Fue realizada por científicos de la Universidad de Cádiz y se propone obtener este biocombustibles a partir de residuos orgánicos como cáscara de naranja, orujo de uva o cascarilla de arroz entre otros, y también permitiría diversificar cultivos como maíz o girasol, actualmente destinados mayoritariamente a la producción de biocombustibles.  La investigación se basa en la fermentación en estado sólido de los residuos a partir de hongos que sólo se desarrollan en este tipo de elemento.

Más energía
Otro importante estudio, esta vez proveniente de la Universidad Central de Florida, propone producir etanol a partir de cáscaras de naranja, de tal manera que se podría acceder a un tipo de energía limpia en forma ecológica.  Al igual que sus colegas de Cádiz, los científicos norteamericanos se proponen fermentar las cáscaras de naranja para que se conviertan en etanol, una sustancia que actualmente se obtiene a partir del fermento de almidón de maíz pero tiene el inconveniente de que genera gases y aumenta el “efecto invernadero”.  Según los especialistas, solamente con las cáscaras de naranja de Florida podrían producirse… ¡ casi 800 millones de litros de etanol!

Naranjas descontaminantes
Otro interesante uso de la cáscara de naranja, es la posibilidad de combatir la contaminación por efluentes industriales en ríos y arroyos.  El descubrimiento fue realizado por científicos argelinos en el año 2008 y se basa en la capacidad de absorción de la cáscara de naranja para atraer contaminantes ácidos como por ejemplo las tinturas, convirtiéndose en un método económico y muy eficiente para tratar este tipo de contaminación.

Foto: vía Public Domain Images