Los mejores amigos de la naranja

Siempre decimos que la naranja es una de nuestras mejores amigas, por sus propiedades nutritivas y saludables pero… ¿quiénes son los mejores amigos de la naranja? Gastronómicamente hablando, la naranja es un ingrediente versátil y delicioso que permite incorporar su sabor a diferentes platos en forma de salsas o ralladura, jugo para perfumar la masa de budines y bizcochuelos, integrando cocteles, tragos, y muchas preparaciones dulces y saladas. A continuación, los aromas, alimentos o condimentos con los que mejor combina. ¡Acompáñanos!

Condimentos: el jengibre
El jengibre es un apreciado condimento y una especie con propiedades medicinales conocidas y utilizadas desde hace milenios por la medicina china y ayurvédica. Comparte muchas propiedades con la naranja y es uno de los más utilizados para aromatizar las preparaciones con cítricos. Para empezar, tienen el mismo origen: el este de Asia, aunque en la actualidad, igual que la naranja, se cultiva en todo el mundo. Tanto en la gastronomía como la medicina popular, se utiliza el rizoma, que es un grueso tallo subterráneo de formas curiosas, como manos o cuerpos humanos. Su aroma es cálido, el sabor picante y ligeramente amargo, y no se utiliza sólo como condimento sino en preparaciones específicas, como el codiciado “gingembrat” o jengibre confitado, una golosina que aún se sigue elaborando en los países asiáticos y hasta tiene su propio envase, los “ginger-jars”, unos típicos frascos de porcelana. El jengibre fresco y rallado es el condimento ideal para los platos de carne de aves con naranja y, en pastelería, para combinar en bocadillos y magdalenas.

Dulces: el chocolate
En el año 2012, unos científicos del grupo de investigación en Ingeniería del Conocimiento de ESADE (España), crearon un programa que permite seleccionar las mejores combinaciones de chocolate y frutas. Para conseguirlo, incorporaron la información de alrededor de 100 frutas a un sistema de inteligencia artificial que repite las experiencias de expertos chocolateros y pasteleros en relación con el chocolate. Encabezó la lista de buenas combinaciones buenas nuestra amiga la naranja seguida de otro cítrico: la mandarina, mientras que el sistema consideró como la combinación ideal entre las menos experimentadas, chocolate más arándano rojo. En realidad, ¡descubrieron algo que los pasteleros y reposteros de todo el mundo saben desde que se inventó el chocolate! Desde las cáscaras de naranja confitadas bañadas en chocolate hasta un increíble pollo con salsa de chocolate y naranja… todo es posible.

No sólo en gastronomía
También en perfumería y aromaterapia, la naranja tiene una gran aliada: la vainilla, en forma de extracto. El extracto de vainilla proviene de las vainas de la “Vanilla planifolia”, una planta orquídea trepadora originaria de México, con múltiples usos tanto en gastronomía como perfumería. A continuación, los ingredientes para preparar un jabón suavizante, relajante y nutriente: aceite esencial de naranjas, extracto de vainillas, agua destilada, extracto de semillas de toronja, glicerina vegetal.

Foto Jengibre: vía Wikipedia

Los vinos y los cítricos, sabores hermanos

Los expertos gourmets pueden aconsejarnos acerca de los mejores maridajes entre vinos o cítricos, ya sea en forma de postres, salsas o lo que tu imaginación te dicte. Pero hay más: los más importantes catadores de vinos pueden descubrir sabores cítricos en las diferentes cepas; de hecho, los tres ácidos orgánicos presentes en la uva son el tartárico, el málico… y el cítrico, aunque este último desaparece durante la destilación. ¿Quieres saberlo todo acerca de estos sabores hermanos? ¡Sigue leyendo!

Los blancos
Es en los vinos blancos donde más se aprecian los aromas cítricos. Por ejemplo el Chardonnay, uno de los más populares, tiene un aterciopelado sabor cítrico, mientras que el Pinot Gris es un poco más ácido ya que se trata de un vino joven. El Sauvignon Blanc es otro popular vino blanco, un poco más seco y menos afrutado que otros, pero que ofrece un acabado fresco. Los blancos de región de Rioja, en España, tienen aroma a frutas ácidas, y los que combinan uvas como la Moscatel de Alejandría ofrecen un delicado perfume de corteza de naranjas y miel de azahar. Los impactantes vinos de Hungría, elaborados con uvas como la Aszú, sobremaduradas, combinan aromas de cítricos y frutas confitadas. Los vinos de uva Perellada tienen aromas a azahar y corteza de limón, y otro blanco muy popular, el semillón, también comparte algunas notas cítricas.

Los aperitivos y otras bebidas
Los aperitivos son vinos ligeros y delicados que se beben al comenzar la comida; los mejores son los secos como el Riesling, cuyos sabores cítricos complementan las comidas livianas como ensaladas o mezclas de hojas verdes. Otra bebida muy apreciada, la ginebra, puede evocar junto con su aroma a enebro, marcados perfumes cítricos como naranja, limón y azahar. Las cervezas también pueden tener aromas cítricos, como lima y piel de naranja seca o cáscara de limón, en especial las llamadas cervezas artesanales de suave sabor amargo.

Combina aromas y sabores cítricos
Si bien hasta hace algunos años había unas reglas de maridaje de bebidas y comidas bastante estrictas, en la actualidad se considera que los maridajes sólo deben estar regidos por el gusto del consumidor. En realidad hay algunas reglas sencillas y fáciles de aprender que se basan en el equilibrio de los sabores, de las que hemos seleccionado las que se refieren a los vinos y los platos que llevan como ingrediente la naranja.

  • Aperitivos: los vinos blancos jóvenes, frescos y cítricos van bien con los mariscos.
  • Ensaladas y verduras: si están aderezadas con limón, el sabor del vino se verá afectado; si se van a beber vinos blancos, frescos y afrutados o de sabor intenso, lo mejor será evitar el vinagre y el limón.
  • Pastas: blancos refrescantes con aromas frutales.
  • Aves: si están aderezadas con limón o salsas cítricas, se recomienda un blanco tipo Chardonnay. Si son grasosas y llevan salsas agridulces se pueden combinar con tempranillos, Pinots Noir o Merlots.
  • Postres: los postres con naranjas, debido a su acidez, requieren vinos con cierta acidez también, aunque si son muy dulces van mejor con los moscateles; los postres cremosos de base cítrica, como muses o sorbetes, combinan perfectamente con los vinos tipo Riesling. Más modernamente, se puede elegir una buena cerveza blanca dulce.

Foto: vino, vía Morguefile

Cerveza: vía Morguefile

¡Felices fiestas… con naranjas!

Los últimos días del año están llenos de entusiasmo; las familias se preparan para reunirse, se planifica la mesa familiar, la decoración, los detalles con los que demostraremos a nuestros seres queridos cuánto los amamos… Y por supuesto no pueden faltar las naranjas, reinas del Año Nuevo en invierno o en verano.

Las naranjas de Santa

Santa Claus, San Nicolás o Papá Noel, como se lo llama en las diferentes culturas, es conocido como Samichlaus entre los germanohablantes de Suiza; llega en Nochebuena, en Navidad y también el 6 de diciembre, día dedicado a su santo. Con su larga barba blanca y tradicional abrigo de color rojo, Samichlaus deja en la puerta de cada hogar en el que habite un niño, una bota repleta de mandarinas y naranjas junto con otras delicias como nueces y galletas. Los niños acostumbran aprender una breve poesía o un refrán para recitarlo frente a Samichlaus; si lo hacen bien reciben como premio panes de especias, chocolates o mandarinas.

Decoración y gastronomía navideñas y de fin de año con naranjas
Fines de diciembre es una de las mejores épocas para las naranjas: de hecho, podemos comprar por Internet las más jugosas y dulces a muy buen precio. Y por supuesto, aprovechar la fruta íntegramente… ¡hasta para decorar y perfumar la casa en estas fiestas! Las cáscaras pueden ser guirnaldas o colgantes; también puedes secar algunas rodajas de naranja y confeccionar centros de mesa o utilizarlas para decorar el árbol de Navidad. Las cáscaras también pueden servir como perfumados y decorativos portavelas, o convertirse en velas perfumadas rellenándolas con parafina y colocando un pabilo.  En cuanto a las costumbres culinarias, por ejemplo en México se acostumbra preparar el «ponche», una combinación de frutas y bebidas alcohólicas a la que se agregan gajos de naranja y se sirve caliente.

Solidaridad navideña
El espíritu navideño es festivo pero también muy solidario; de hecho, las navidades y las fiestas de fin de año son un gran estímulo para quienes desean ayudar, y esta es una gran época para demostrar nuestros buenos sentimientos y ejercitar nuestra capacidad para hacer el bien. Las naranjas no podían estar ausentes… y muchos productores de naranjas de la región han destinado parte de su producción para ser donada a familias necesitadas, a través de diversas organizaciones como Cáritas o los ayuntamientos. ¿Quieres ayudar? ¡Acércate a la institución en la que más confíes y averigua cómo puedes hacerlo! Seguramente las naranjas serán bienvenidas en las mesas más humildes.

Fotos:

Naranjas: vía Wikipedia

Bota: vía Morguefile

Vela navideña, vía Wikipedia

Libros con naranjas

¿Te gusta leer? Y… por supuesto, te encantan las naranjas, ¿no es cierto? Entonces te interesará saber que las naranjas muchas veces se han convertido en las verdaderas protagonistas de cuentos y novelas. Hoy te invitamos a recorrer el apasionante mundo de la naranja y la literatura.

La naranja mecánica
Probablemente sea el título que te resulte más familiar. Esta novela satírica de Anthony Burgess se publicó por primera vez en 1962 y fue llevada al cine en 1971 por el genial Stanley Kubrick. Se la considera dentro de la saga que forman novelas como “1984” de George Orwell y “Un mundo feliz” de Aldous Huxley. El título utiliza una expresión popular (“As queer as a clockwork orange”, algo así como “tan raro como una naranja mecánica”) pero trata sobre la aplicación de las respuestas o reflejos mecánicos a un organismo vivo, dulce y lleno de color, como sería una naranja, la llamada “técnica de Ludovico” a la que someten al protagonista. La película fue muy impactante; en Inglaterra tuvo que ser retirada de cartel poco más de un año después de su estreno y solamente pudo ser reestrenada tras la muerte de Kubrick, en 1999.

Mi planta de naranja-lima
Seguramente también conoces esta novela del brasileño José Mauro de Vasconcelos, nacido en Río de Janeiro en 1949. Perteneciente al realismo mágico, fue tan exitosa que en 1968 encabezó las listas de “best-sellers”. Su protagonista es Zezé, un niño de cinco años, nacido en el seno de una familia pobre, que tiene como amigo a Minguinho, un naranjo al que le cuenta todas sus cuitas. Si algo te resulta familiar, es porque en 1970 esta novela fue llevada al cine y actualmente se está preparando una nueva versión filmada en Minas Gerais.

Cinco pepitas de naranja
Demos una vuelta por el mundo del misterio: una vez más el sorprendente Sherlock Holmes debe resolver un caso… con semillas o pepitas de naranja. La novela de Sir Arthur Conan Doyle narra una historia relacionada con el Ku Klux Klan, la nefasta sociedad secreta norteamericana dedicada a perseguir y asesinar a la población negra. Según esta novela, los crímenes y atropellos del K.K.K. eran precedidos por un aviso extraño pero fácilmente identificable, como hojas de encina, semillas de melón o… pepas de naranja, precisamente las que recibe en un sobre proveniente de la India, la futura víctima del Klan que necesita la ayuda del detective.

Naranjas de la China
Un libro para niños, escrito por Marinella Terzi, una autora nacida en Barcelona en 1958; escritora, traductora y editora, en el año 2005 obtuvo el premio Cervantes Chico, concedido por los libreros de Alcalá de Henares. El protagonista de la historia cuenta historias dulces como naranjas y otras amargas como limones, demostrando que todo en la vida tiene un poco de naranja y un poco de limón.

Queda mucho en el tintero, como «Cinco cuartos de naranja», una novela de Joanne Harris, ideal para los amantes de la gastronomía, una historia un poco dulce y un poco amarga… como las naranjas. Lo que sigue es sencillo: un buen vaso de jugo de naranjas, pastel de naranjas, licor de naranjas o lo que te apetezca y… un buen libro para leer. ¿Cuál es tu novela favorita? ¿Has leído algún libro con naranjas? ¡Compártelo!

Trucos gastronómicos con naranjas

Como se puede ver en muchísimos recetarios de cocina, la naranja es un ingrediente versátil, fresco y delicioso, que aporta sabor y nutrición realzando cualquier plato.  Desde el aperitivo hasta el postre, desde el desayuno hasta la cena, siempre puedes incorporar naranjas a tu dieta.  Pero no es cuestión de tomar una naranja y listo; cada preparación tiene su técnica.  A continuación, todos los detalles para aprovechar al máximo las naranjas.

Extracción de jugo
Preparar un jugo de naranja parece muy fácil pero… hay trucos y detalles para tener en cuenta.  Para empezar, si lo que deseas es beber jugo de naranjas recién exprimido, es importante adquirir naranjas bien jugosas; las reconocerás porque al sopesarlas en la palma de la mano, resultan más pesadas de lo que su volumen indica.  Antes de exprimir una naranja es importante lavarla y secarla, ya que la superficie puede contener microorganismos o restos de agroquímicos, aunque si compras naranjas por Internet tendrás la garantía de adquirir naranjas libres de contaminación.  Otro elemento a tener en cuenta es la temperatura: las naranjas frías proporcionan menor cantidad de jugo que las naranjas a temperatura ambiente.  Un truco para obtener más jugo es colocarla 15 segundos en el horno de microondas; otro, es amasarla sobre una superficie bien lisa como la mesa o la mesada de la cocina, para romper las fibras interiores y permitir que suelten más jugo.  Ya estamos a sólo un paso de nuestro vaso de jugo de naranja: la naranja debe cortarse por la mitad en sentido transversal y colocarse en el extractor que puede ser manual, mecánico o eléctrico.  Recuerda que para disfrutar todos los nutrientes del jugo de naranjas, debes beberlo no más de 20 minutos después de exprimido.

Utilización de la cáscara
La cáscara de la naranja se emplea en cientos de preparaciones: finamente cortada en juliana, rallada o picada.  Uno de los ingredientes más habituales es la “ralladura de naranja” que no es otra cosa que la cáscara rallada en diferentes grosores, con la finalidad de perfumar una preparación.  Si lo que se desea es utilizar la cáscara por ejemplo para preparar confituras o mermeladas, las naranjas deben pelarse previamente con un cuchillo filoso o un pelador de papas, tratando de dejar la piel blanca que se encuentra entre la cáscara y los gajos.  La cáscara así obtenida luego puede cortarse en tiras largas y finas.  En cambio, si lo que necesitas es ralladura de naranja, se toma la naranja entera, previamente lavada y seca, y se ralla la superficie de la cáscara con la parte más fina de un rallador de verduras.  Es importante tener en cuenta que la ralladura de naranja debe ser muy fina, sólo para aromatizar la preparación.

Segmentación
Otra técnica interesante que se utiliza en muchos platos y especialmente en cocteles, que tiene por finalidad la decoración o la presentación del plato.  Se toma una naranja entera, lavada y seca, y se rebana cada extremo para obtener superficies de apoyo planas.  Se coloca la naranja sobre una tabla apropiada y con un cuchillo bien afilado se separa la cáscara por el interior, siguiendo la forma de la naranja y cortando ligeramente la pulpa.  Se toma la naranja pelada y se coloca sobre la palma de una mano; con la otra se segmenta la naranja separando los gajos con el cuchillo filoso.  Esta técnica se utiliza en recetas como este cóctel con vino blanco caliente:

Ingredientes

  • 100 ml de vino blanco (¡recuerda las equivalencias!)
  • 2 ramitas de romero
  • 2 cucharadas de miel
  • El jugo de 1 naranja
  • Gajos de naranja, para decorar

Preparación
Calentar todos los ingredientes, con excepción de los gajos de naranja, en una sartén. No deje que hierva.  Verter el vino en vasos y servir decorados con gajos de naranja.