Técnicas culinarias para naranjas

Las naranjas son deliciosas y muy versátiles: pueden utilizarse tanto en platos fríos como calientes, dulces y salados; simplemente pelada para disfrutarla al natural, o con sofisticados tratamientos para convertirla en una perfumada decoración… Sin embargo, cada preparación exige una técnica especial para obtener los mejores resultados. A continuación, las técnicas más importantes para aprovechar al máximo las naranjas.

Naranja al vivo

Pelado al vivo
Tal vez pienses que no hay nada más fácil que pelar una naranja… aunque, si lo has intentado, es muy probable que hayas descubierto las verdaderas dificultades para llevar a cabo esa operación. Por otra parte, algunos platos como las ensaladas con naranjas llevan la fruta “pelada al vivo”, “a lo vivo” o “a sangre”. Consiste en presentar los gajos completamente limpios y libres de las diferentes membranas que los recubren hasta llegar a las deliciosas y dulces vesículas jugosas que componen la pulpa. Esta técnica en realidad es muy sencilla y permite convertir a los gajos en los verdaderos protagonistas del plato. Para empezar, es necesario cortar una pequeña rodaja en cada extremo para conseguir que la naranja quede apoyada y vertical sobre la mesa de trabajo. Luego, con un cuchillo filoso, se hacen cortes a lo largo para retirar la piel sin romper los gajos, hasta que la naranja quede sólo recubierta por la piel blanca o albedo. Con el mismo procedimiento se comienza a retirar esta piel blanca hasta llegar a la fina membrana que recubre los gajos. Ésta es muy fácil de quitar realizando un pequeño corte y separándola del gajo como si fuesen las tapas de un libro.

Cortezas disecadas
La corteza disecada de naranja tiene infinidad de usos tanto en la cocina como la cosmética o la medicina casera. Lo importante es contar con una buena reserva de cortezas disecadas o inclusive reducidas a polvo o harina para utilizarla en lo que más nos guste. Para secar cortezas de naranja es necesario contar con un lugar seco y ventilado. Lo mejor es pelar las naranjas en espiral para obtener largas tiras de piel que se ponen a secar al sol o bajo techo. También puedes poner a secar las cáscaras de los cascos de naranjas, que luego puedes confitar, cortar en tiras y bañar en chocolate…¡deliciosas! Para preparar harina de corteza de naranjas, simplemente debes poner a disecar las cáscaras y luego molerlas finamente, en mortero o picadora eléctrica. La harina de piel de naranjas puede utilizarse mezclada con yogur o ensaladas o combinada con la harina en repostería casera.

Aire de cítricos
El aire de cítricos es una técnica que permite obtener una preparación espumosa y perfumada para decorar diversos platos dulces o salados. Es muy fácil. Sólo necesitas un litro de agua, 15 gramos de polvo sabor cítrico para preparar jugos y 3 gr. de lecitina de soja. Verter el polvo y la lecitina en el agua, batir con batidora eléctrica, verter en un recipiente apropiado y batir nuevamente sólo la superficie. ¡Se formará una capa de espuma consistente y perfumada! Luego puedes utilizar cucharadas de espuma para decorar lo que más te guste.

Foto: vía Morguefile

Etiquetas naranjeras y papel de seda español

Antes de la “era Internet” los productores de naranjas envasaban las frutas en cajas de diversos tamaños que se decoraban con un testero, cartel, cromo o más sencillamente, etiqueta naranjera. Por lo general llevaban algunos datos del productor, pero se destacaban por su creatividad y colorido. Un recorrido por antiguas reservorios en museos o en los hogares de entusiastas coleccionistas de etiquetas, nos invita a hacer este viaje por la historia.

Los comienzos
Los cromos o etiquetas naranjeras comenzaron a utilizarse en la década del 20 del siglo pasado, ya que los productores deseaban diferenciarse, identificar sus naranjas y llamar la atención de los clientes utilizando diversos diseños como figuras humanas, animales, flores, motivos folklóricos o mitológicos o lo que la imaginación dictara. En realidad según los estudiosos del tema, es interesante hacer notar que recién después de la Guerra Civil Española, estos diseños comenzaron a incluir la imagen de la fruta como elemento principal. Los cromos se utilizaron hasta la década del 60 del siglo XX, cuando las cajas de cartón o plástico comenzaron a ser impresas y las etiquetas dejaron de utilizarse.

Papel de seda español
Según un estudio del año 1996, existieron desde comienzos del siglo XX más de 3.400 marcas de naranjas. El Museo de la Naranja de Burriana, por su parte, conserva más de 5000 carteles de naranjas, y se cuentan varios coleccionistas que publican sus tesoros en Internet. Otro delicado detalle era el papel de seda en el que se envolvían las naranjas: existieron más de tres mil marcas de papel de seda español; una espectacular colección se puede visualizar en el sitio «legufrulabelofolie».   La finalidad del papel de seda era ofrecer al cliente una vista más lujosa y apetitosa de la fruta, proporcionar un distintivo de calidad, identificar a la empresa, y también proteger y conservar la fruta, ya que el papel de seda evitaba que la podredumbre de una naranja se contagiara a la de al lado. Los primeros papeles de seda eran lisos y sin inscripciones y datan de 1826; los primeros impresos son de comienzos del siglo XX.

Oficios de la naranja

La creación e impresión de los carteles o cromos, y también la fabricación del papel de seda implica la existencia de oficios hoy desaparecidos, al igual que las personas que trabajaban en la producción de las fincas. Por ejemplo, las cajas se fabricaban directamente en la línea de playa a la que llegaban los grandes carros cargados de naranjas recién cosechadas. Para envolver las naranjas en papel de seda se contrataban mujeres llamadas empapeladoras; trabajaban de cuclillas en el suelo, alrededor de las montañas de cítricos.

Foto: vía etiquetasdefrutas

Foto: vía Museo de la Naranja

Naranjas orgánicas y alimentación saludable

¿Has notado el aspecto y tamaño de las frutas y verduras en los supermercados? Brillantes y enormes, son una verdadera tentación pero… el uso de fertilizantes, químicos y pesticidas, sumado a las prácticas agrícolas nocivas para nuestro suelo como el monocultivo, disminuyen el valor nutricional de los alimentos, sacrificando sabor y salud. Los consumidores podemos ayudar, eligiendo productos orgánicos, como las naranjas y mandarinas que se compran por Internet, y otras acciones que te invitamos a conocer.

¿Cómo apoyar la agricultura orgánica?
Es importante tener en cuenta que durante el siglo XX se produjo un gran cambio en las prácticas agrícolas, al introducirse los productos químicos sintéticos. La falta de legislación y el afán de lucro han convertido nuestro suelo en ruinas, despojándolo de sus nutrientes y eliminando la flora y fauna microbianas que ayudan a la formación del humus. Los usuarios y consumidores, que en realidad somos más que los productores agrícolas, sólo que estamos más dispersos, podemos hacer mucho a favor del planeta; sólo se necesita entender bien el problema y actuar con decisión. Por ejemplo, una de las cosas que podemos hacer es elegir productos ecológicos y sostenibles, y también productos no modificados genéticamente; en la actualidad, estos alimentos llevan el rotulado correspondiente y sólo te llevará unos minutos leer la etiqueta. También podemos exigir a los gobiernos que ofrecezcan incentivos fiscales a las empresas que produzcan con métodos orgánicos.

Alimentos naturales y alimentos industriales
La vida moderna nos exige muchas veces alimentarnos en forma poco saludable: comida rápida y poco variada, menúes con muchas calorías y pocas vitaminas y nutrientes… Para combatir el sedentarismo y el exceso de peso, en vez de caminar tranquilamente nuestros treinta minutos diarios, concurrimos a costosos gimnasios y consumimos suplementos dietarios y nutricionales que generalmente están impregnados de saborizantes, conservantes y colorantes. En el cultivo de naranjas es muy común la utilización de productos químicos, para abrillantar e intensificar el color, otorgar aspecto húmedo, y sobre todo para que las naranjas soporten largos viajes hasta los centros de consumo y extensas temporadas en los refrigeradores.

Cómo alimentarnos en forma saludable
Hay una regla muy sencilla para estar seguros de que nos estamos alimentando en forma saludable: es la regla de 5/5: quiere decir, cinco porciones diarias de frutas y verduras, de cinco colores diferentes. La alimentación poco saludable afecta a cientos de millones de personas, provocando todo tipo de enfermedades, y los científicos están llegando a la conclusión de que, para resolver una parte importante de los problemas nutricionales, se debe avanzar hacia una agricultura mundial que pueda satisfacer las necesidades humanas en forma productiva y sostenible. Por eso, además de variada, nuestra dieta de frutas y verduras debe ser sana y orgánica, lo cual es muy fácil hoy en día ya que existen innumerables agricultores que ofrecen naranjas, mandarinas y otras frutas y verduras a través de Internet.

Naranjas a la hora del té

¿Eres un entusiasta de la hora del té? Entonces, nada mejor que esperar las cinco de la tarde y beber una buena taza de té con tostadas y mermelada de naranjas. De hecho, pocas combinaciones son tan “inglesas” y deliciosas como el té y las naranjas. Pero no es la única… ¡Sigue leyendo!

Te sabor naranja

El té OP
El té Orange Pekoe es una exquisita variedad de té negro proveniente de la India y de Sri Lanka. Básicamente se trata de una combinación de hojas de té secas de diferentes tamaños y edad (de hecho, los tés más valiosos son los elaborados con yemas y brotes). El té Pekoe contiene brotes y capullos sin abrir y su aroma y sabor son ligeramente amargos para finalizar con un toque dulce. La denominación de “Orange” puede deberse precisamente a esta característica, aunque según otras versiones se debe al papel de la Casa de Orange (Holanda) en el comercio del té con la India, al color cobrizo o naranja brillante de las hojas secas en la mezcla pekoe o al color de la bebida una vez preparada. Como sea, la naranja está presente en esta deliciosa variedad de té y bien merece que bebamos una taza en su honor.

Cáscaras de naranja… con o sin té
Las infusiones con naranja son estimulantes y muy fáciles de preparar. Puedes hacerlas en casa o adquirirlas ya elaboradas en las tiendas de comestibles, como la exquisita combinación de cáscara de naranja, canela y anís que muestra la fotografía. Esta mezcla no contiene hojas de té; se prepara con trocitos de cáscara de naranja desecada, trocitos de manzana, rosa mosqueta, canela en rama y semillas de anís y tiene un gran poder digestivo y estimulante. Otra mezcla combina cáscaras de naranja y limón, rosa silveste, hibiscos, trocitos de manzana y piña con hojas de té; tiene poder relajante y ayuda a combatir el dolor de cabeza. También contiene vitaminas y antioxidantes.

Delicias para compartir
La naranja también puede estar presente en forma de pequeñas delicias para compartir, como cascaritas de naranja bañadas en chocolate, acarameladas, azucaradas o confitadas, bombones de fruta con sabor a naranjas y estas exquisitas trufas de naranja y zanahoria:
Ingredientes:

  • 2 tazas de zanahoria finamente rallada
  • Jugo y ralladura de dos naranjas
  • 2 tazas de azúcar
  • 2 clavos de olor, canela o vainilla para aromatizar
  • Azúcar y lentejas de chocolate para decorar

Preparación
Mezclar la zanahoria rallada con las 2 tazas de azúcar y el jugo de las naranjas, llevar a fuego suave, aromatizar con los clavos de olor, la canela o vainilla (según el gusto de cada uno) y cocinar hasta que tome punto de mermelada (se ve el fondo de la olla al revolver la mezcla). Retirar del fuego, formar bolitas, hacerlas rodar por azúcar y ponerlas en pirotines. Decorar con una lenteja de chocolate.

Cáscara de mandarina, aliada de la salud

La mandarina tiene una característica fundamental: es muy fácil quitarle la cáscara con las manos, por eso se ha convertido en una de las frutas preferidas por los niños, aunque algunos adultos no toleran el perfume que deja en los dedos. Es que la cáscara de la mandarina es muy rica en sustancias con excelentes propiedades curativas que se revelan al preparar tisanas o infusiones.

Mandarinas en canastaCaracterísticas del aceite esencial de cáscara de mandarina
Los aceites esenciales contenidos en la cáscara de la mandarina tienen propiedades antivirales, calmantes, diuréticas, estimulantes y revitalizantes. Estos aceites son producidos por células especializadas y almacenados en sacos microscópicos llamados flavelos. El aroma es atribuido a sus componentes como limoneno, careno, pineno y linalool, y el extracto es de color dorado, transparente y aceitoso, con el perfume natural de la fruta. Con este aceite esencial se elaboran diferentes productos que benefician nuestra salud, tanto para ingerir o aplicar sobre la piel, como para difundir en el ambiente.


Cómo calmar los nervios con cáscara de mandarina
Una de las principales propiedades de los componentes de la cáscara de la mandarina es su efecto calmante. Para aprovecharlo, puedes colocar unas gotas de aceite esencial en un difusor para aromatizar ambientes ideales para la relajación, como el dormitorio o el salón. También se puede preparar una infusión con cáscara desecada.

Cómo adelgazar con cáscara de mandarina
Últimamente se ha popularizado mucho la utilización de la cáscara de mandarina como complemento natural para bajar de peso por sus propiedades diuréticas y calmantes. Por ejemplo, puedes preparar una infusión con cáscara de mandarina desecada y perfumarla con un poco de canela: se recomienda beber una taza diaria antes del desayuno.

Nuevos descubrimientos
La ciencia no deja de sorprender: ahora se ha descubierto un componente en la cáscara de la mandarina que tendría capacidad para combatir células cancerosas en los pulmones, próstata y ovarios. Los estudios que se están realizando son muy alentadores aunque todavía faltan varios años para llegar a conclusiones definitivas.

Cómo perder la timidez con cáscara de mandarina
Después de tanta ciencia no podía faltar un poco de fantasía. Según las brujas modernas, la cáscara de mandarina puede convertirte en una persona más locuaz, demostrativa y desinhibida de lo que eres en la actualidad. Solamente debes preparar un hechizo con cáscara seca de mandarina, romero, clavo de olor e incienso; poner todo esto en un brasero (las chicas deben hacerlo un lunes y los chicos un jueves) y dejarlo consumir completamente por el fuego. También puedes hacerlo si tienes que dar examen o hablar en público.  ¡Buena suerte! te deseamos desde comprarnaranjasporinternet.es

Foto: vía Morguefile