¡Naranjas de la China!

¿Sabías que “naranjas de la China” es una expresión popular para expresar escepticismo acerca de la existencia de una cosa o la verdad de una afirmación? Viene de la época en la que la gente no creía que las naranjas vinieran de un lugar tan exótico y lejano. Actualmente, las naranjas de la China son los deliciosos kumquats o quinotos.

Y sin embargo era verdad:las narajanjas realmente vinieron de China

Un interesante libro de Maguelonne Toussaint-Samat, una escritora francesa nacida en 1926, premiada por la Academia Francesa y autora, entre otras numerosas obras, de unos veinte libros sobre alimentos y cocina, es “Historia natural y moral de los alimentos”, publicada en 1991. Precisamente en este libro la autora explica que la primera mención escrita de la naranja es un antiguo manuscrito chino escrito más de dos mil años antes de nuestra era, en el que se narra que una cesta con pomelos y naranjas envueltos en un pañuelo de seda bordado, fue entregada como tributo al emperador Tayun. Así es que las naranjas pasaron de la China a la India y de la India a Occidente siguiendo la ruta de la seda, o tal vez de Palestina por la ruta de los cruzados, o de Cartago a Sicilia y de allí al resto de Europa… Todavía es un misterio.

Naranjas en todos los idiomas

Una cosa son las variedades de naranjas y cómo sus nombres se han adaptado a la lengua española, por ejemplo la Washington que es conocida como Guasintona o la Newhall llamada Neujol, y otra muy distinta es cómo se dice “naranja” en otras lenguas. Es interesante saberlo porque los nombres nos dan pistas acerca de cómo la naranja se extendió por todo el planeta: por ejemplo en Grecia se llama “portokalos” ya que fue llevada a ese bello país por los portugueses. Naranja proviene del sánscrito “narangah” que quiere decir algo así como … ¡veneno para elefantes! En realidad, una antigua leyenda narra que un elefante fue víctima de su propia glotonería comiendo naranjas. Casi sin modificaciones pasó del sánscrito al árabe y del árabe al castellano; en la mayoría de las lenguas los nombres son modificaciones o adaptaciones de esta palabra o de la inglesa “orange” como también se llaman en francés. Otra curiosidad: no todos los países de habla castellana llaman naranja a la naranja; por ejemplo en algunos países centroamericanos como Puerto Rico y la República Dominicana se llama “china”, como un homenaje a su origen oriental.

Las actuales naranjas de la China

En la actualidad, se llama “naranja de la China” a un cítrico muy curioso: es el más pequeño de la familia, el único de cáscara comestible, llamado naranja enana, kumquat o quinoto. La pulpa es muy ácida por lo que, como fruta fresca, se consume solamente la piel. En realidad, es ideal para preparar conservas como quinotos o kumquats en almíbar, encurtidos o agridulces, en vinagre o almíbar, aromatizados con canela y clavo de olor.

Foto: vía Wikimedia

Técnicas culinarias para naranjas

Las naranjas son deliciosas y muy versátiles: pueden utilizarse tanto en platos fríos como calientes, dulces y salados; simplemente pelada para disfrutarla al natural, o con sofisticados tratamientos para convertirla en una perfumada decoración… Sin embargo, cada preparación exige una técnica especial para obtener los mejores resultados. A continuación, las técnicas más importantes para aprovechar al máximo las naranjas.

Naranja al vivo

Pelado al vivo
Tal vez pienses que no hay nada más fácil que pelar una naranja… aunque, si lo has intentado, es muy probable que hayas descubierto las verdaderas dificultades para llevar a cabo esa operación. Por otra parte, algunos platos como las ensaladas con naranjas llevan la fruta “pelada al vivo”, “a lo vivo” o “a sangre”. Consiste en presentar los gajos completamente limpios y libres de las diferentes membranas que los recubren hasta llegar a las deliciosas y dulces vesículas jugosas que componen la pulpa. Esta técnica en realidad es muy sencilla y permite convertir a los gajos en los verdaderos protagonistas del plato. Para empezar, es necesario cortar una pequeña rodaja en cada extremo para conseguir que la naranja quede apoyada y vertical sobre la mesa de trabajo. Luego, con un cuchillo filoso, se hacen cortes a lo largo para retirar la piel sin romper los gajos, hasta que la naranja quede sólo recubierta por la piel blanca o albedo. Con el mismo procedimiento se comienza a retirar esta piel blanca hasta llegar a la fina membrana que recubre los gajos. Ésta es muy fácil de quitar realizando un pequeño corte y separándola del gajo como si fuesen las tapas de un libro.

Cortezas disecadas
La corteza disecada de naranja tiene infinidad de usos tanto en la cocina como la cosmética o la medicina casera. Lo importante es contar con una buena reserva de cortezas disecadas o inclusive reducidas a polvo o harina para utilizarla en lo que más nos guste. Para secar cortezas de naranja es necesario contar con un lugar seco y ventilado. Lo mejor es pelar las naranjas en espiral para obtener largas tiras de piel que se ponen a secar al sol o bajo techo. También puedes poner a secar las cáscaras de los cascos de naranjas, que luego puedes confitar, cortar en tiras y bañar en chocolate…¡deliciosas! Para preparar harina de corteza de naranjas, simplemente debes poner a disecar las cáscaras y luego molerlas finamente, en mortero o picadora eléctrica. La harina de piel de naranjas puede utilizarse mezclada con yogur o ensaladas o combinada con la harina en repostería casera.

Aire de cítricos
El aire de cítricos es una técnica que permite obtener una preparación espumosa y perfumada para decorar diversos platos dulces o salados. Es muy fácil. Sólo necesitas un litro de agua, 15 gramos de polvo sabor cítrico para preparar jugos y 3 gr. de lecitina de soja. Verter el polvo y la lecitina en el agua, batir con batidora eléctrica, verter en un recipiente apropiado y batir nuevamente sólo la superficie. ¡Se formará una capa de espuma consistente y perfumada! Luego puedes utilizar cucharadas de espuma para decorar lo que más te guste.

Foto: vía Morguefile

Presente y futuro de la naranja

Directamente del árbol a la mesa, la naranja fresca es una de las frutas más deliciosas y saludables que existan.  En la gastronomía puede realzar la más sencilla preparación dulce o salada, aromatizando salsas, carnes y postres; desde el punto de vista de la salud, su contenido en vitamina C la convierte en una aliada imprescindible de la medicina… pero los nuevos hallazgos, usos y descubrimientos son realmente prometedores.  ¿Quieres saberlo todo sobre el futuro de la naranja? ¡Acompáñanos!

Naranjos de Vila real

Descubrimientos culinarios

La ya muy famosa Feria Citrícola de Vila-real, en Castellón, presentó en su primera edición, además de las nuevas variedades de cítricos y las posibilidades de reutilización de la piel y residuos, como ya hemos visto en artículos anteriores, un novedosa versión de una de las bebidas más antiguas y populares del mundo:  cerveza con sabor a naranjas.   En realidad, muchos entusiastas de la cerveza acostumbran combinarla con bebida gaseosa con sabor a naranjas, pero aquí se trata de cerveza artesanal aromatizada o saborizada en forma natural.  Por ejemplo, se han elaborado cervezas con piel de clementina.

Descubrimientos medicinales

Una vez más la casualidad permitió a los científicos realizar un descubrimiento con insospechados beneficios para la salud humana: la vitamina C puede destruir un tipo de bacteria causante de la tuberculosis.  La tuberculosis no es una enfermedad del pasado, sino que es padecida por cientos de miles de personas en el mundo y lo peor de todo, es que las bacterias se hacen resistentes a los medicamentos.  Sin embargo, William Jacobs, profesor de microbiología e inmunología de la Escuela de Medicina Albert Einstein de la Universidad Yeshiva, en Nueva York, descubrió que las moléculas de vitamina C destruían bacterias de la tuberculosis con la ventaja de que la vitamina C es abundante y económica.    El estudio está en su fase de investigación pero ya ha despertado la curiosidad de los científicos de todo el mundo.

La naranja y el turismo

Otro de los aspectos prometedores del cultivo de naranjas, es su relación con el turismo.  Nuevamente el Ayuntamiento de Vila-real prueba que se halla a la vanguardia en el sector citrícola; organizó una “Ruta Turística y Gastronómica de la Naranja” que incluye la visita a una  finca local, el Museo Etnológico, el Assut del Millars, un paseo por el Termet, casco histórico, la iglesia Arciprestal, la basílica de San Pascual y el campo de fútbol de su adorado Madrigal.  Si estás planificando tus vacaciones, apunta esta fecha: la ruta se realiza desde octubre hasta junio, aunque si llegas en la última quincena de octubre podrás disfrutar al mismo tiempo de la Ruta del Cóctel que incluye, por supuesto, bebidas con naranjas, como un licor de mandarinas que se produce únicamente aquí.

Foto: vía Ayuntamiento de Vila-real

Ensaladas frías y calientes con naranjas

¿Eres un enamorado de las ensaladas? Seguramente las has probado casi todas: frías o calientes, saladas o agridulces… Para enriquecer tu colección, aquí te presentamos un espectacular conjunto de recetas de ensaladas frías y calientes, originales y con productos frescos de la huerta que seguramente puedes adquirir a los mismos agricultores que te proveen las naranjas. ¡Realza tu mesa de todos los días con estas recetas de lujo!

Ensaladas de naranjas

Espárragos y zanahorias asadas con naranja y sésamo
Ingredientes

  • 150 g / 5 ½ oz zanahorias “baby”
  • 200 g/7oz espárragos
  • 25 g/1oz mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • ½ naranja
  • 1 cucharadita de azúcar molida
  • 1 cucharada de semillas de sésamo

Preparación
Precalentar el horno a 180C/350F
Blanquear las zanahorias baby en una olla con agua hirviendo durante 4-5 minutos. Escurrir. Extender junto con los espárragos sobre una placa, colocar un rulo de mantequilla en el extremo superior de cada espárrago, rociar con aceite de oliva, sazonar con sal y pimienta. Hornear durante 5-6 minutos.
Retirar del horno, extraer el jugo a la naranja y rociarlo sobre las verduras, junto con el azúcar y las semillas de sésamo. Colocar la media naranja exprimida junto a las hortalizas. Volver al horno 4-5 minutos o hasta que las verduras estén tiernas y caramelizadas. Retirar la media naranja. Servir caliente.

Aceitunas negras

Aceitunas a la naranja
Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo, pelado y finamente picado
  • Ralladura de una naranja
  • ¼ cucharadita de ají picante o chile molido
  • 110g/4oz aceitunas negras sin hueso
  • Semillas de comino para decorar

Preparación
Vierta el aceite de oliva en un tazón y agregue el ajo y la ralladura de naranja. Agregue las hojuelas de chile y luego añada las aceitunas negras. Mezclar para combinar el jugo con la capa de aceite. Servir las aceitunas en un plato, espolvoreadas con semillas de comino.
Técnica de la ralladura de naranja: La ralladura de la cáscara de naranja se realiza para aprovechar los aromáticos aceites esenciales contenidos en sus vesículas. Es muy fácil: se retira la cáscara de la naranja con un pelador o un rallador, según el tipo de ralladura que desees. También puedes cortar la cáscara en tiras largas y delgadas con un cuchillo afilado.

Ensalada de naranjas y granadas
Ingredientes

  • 1 naranja, pelada y cortada en 5 rodajas
  • 2 cucharadas de semillas de granada
  • 1 cucharada de hojas pequeñas de menta, para decorar
  • Pimienta negra recién molida

Preparación
Colocar las rodajas de naranja en un plato. Espolvorear sobre éstas las semillas de granada. Decorar con las hojas de menta y moler más de pimienta negro.

Ensalada de naranjas y pomelos
Ingredientes

  • 1 naranja pelada y segmentada
  • 1 pomelo rosado, pelado y segmentado
  • 1 bulbo de hinojo, cortado en rodajas finas
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro
  • 1 cucharadita de semillas de comino

Preparación
Mezclar los segmentos de naranja y pomelo con su jugo. Agregue el hinojo en rodajas. Secar al horno el cilantro y las semillas de comino hasta que se sienta su aroma. Triturar y mezclar con la ensalada.
Técnica de segmentación de cítricos: Los cítricos, especialmente naranjas y pomelos, son a veces segmentados para fines de presentación. Se utilizan en ensaladas, jaleas, postres, o como guarnición.  Cortar la parte superior e inferior de la naranja para crear una superficie plana.  Colocar la naranja en una tabla de cortar. Introducir la hoja de un cuchillo afilado entre la cáscara y los gajos, y cortar siguiendo la forma de la naranja aunque quede pulpa adherida a la piel. Pelar completamente la naranja, tira por tira.  Mantenga la naranja en la palma de una mano. Introducir la hoja de un cuchillo afilado hacia abajo y al interior de cada segmento en forma de V, manteniendo la cuchilla al ras de la membrana que separa cada segmento, hasta que todos los segmentos han sido separados.

Foto: vía FlickrCC

Foto: vía FlickrCC

Etiquetas naranjeras y papel de seda español

Antes de la “era Internet” los productores de naranjas envasaban las frutas en cajas de diversos tamaños que se decoraban con un testero, cartel, cromo o más sencillamente, etiqueta naranjera. Por lo general llevaban algunos datos del productor, pero se destacaban por su creatividad y colorido. Un recorrido por antiguas reservorios en museos o en los hogares de entusiastas coleccionistas de etiquetas, nos invita a hacer este viaje por la historia.

Los comienzos
Los cromos o etiquetas naranjeras comenzaron a utilizarse en la década del 20 del siglo pasado, ya que los productores deseaban diferenciarse, identificar sus naranjas y llamar la atención de los clientes utilizando diversos diseños como figuras humanas, animales, flores, motivos folklóricos o mitológicos o lo que la imaginación dictara. En realidad según los estudiosos del tema, es interesante hacer notar que recién después de la Guerra Civil Española, estos diseños comenzaron a incluir la imagen de la fruta como elemento principal. Los cromos se utilizaron hasta la década del 60 del siglo XX, cuando las cajas de cartón o plástico comenzaron a ser impresas y las etiquetas dejaron de utilizarse.

Papel de seda español
Según un estudio del año 1996, existieron desde comienzos del siglo XX más de 3.400 marcas de naranjas. El Museo de la Naranja de Burriana, por su parte, conserva más de 5000 carteles de naranjas, y se cuentan varios coleccionistas que publican sus tesoros en Internet. Otro delicado detalle era el papel de seda en el que se envolvían las naranjas: existieron más de tres mil marcas de papel de seda español; una espectacular colección se puede visualizar en el sitio “legufrulabelofolie”.   La finalidad del papel de seda era ofrecer al cliente una vista más lujosa y apetitosa de la fruta, proporcionar un distintivo de calidad, identificar a la empresa, y también proteger y conservar la fruta, ya que el papel de seda evitaba que la podredumbre de una naranja se contagiara a la de al lado. Los primeros papeles de seda eran lisos y sin inscripciones y datan de 1826; los primeros impresos son de comienzos del siglo XX.

Oficios de la naranja

La creación e impresión de los carteles o cromos, y también la fabricación del papel de seda implica la existencia de oficios hoy desaparecidos, al igual que las personas que trabajaban en la producción de las fincas. Por ejemplo, las cajas se fabricaban directamente en la línea de playa a la que llegaban los grandes carros cargados de naranjas recién cosechadas. Para envolver las naranjas en papel de seda se contrataban mujeres llamadas empapeladoras; trabajaban de cuclillas en el suelo, alrededor de las montañas de cítricos.

Foto: vía etiquetasdefrutas

Foto: vía Museo de la Naranja