El tamaño no importa

En el año 2009 una de las grandes preocupaciones de los productores de naranjas fue el tamaño de la fruta: el 70% de la cosecha tenía calibre pequeño aunque las frutas fueran de excelente calidad, ya que el público prefiere frutos más grandes. A continuación, todo lo que debes saber sobre el tamaño de las naranjas.

El gusto de los consumidores
Según se ha podido comprobar, los consumidores prefieren naranjas más grandes para llevar a la mesa hogareña. Según los especialistas, en el año 2009 sólo el 20% de la producción satisfizo este requerimiento. En el caso de los clientes que compran naranjas por Internet, en la actualidad los productores se encargan de seleccionar las naranjas más pequeñas recomendando adquirirlas para jugo, reservando las más grandes para su consumo como fruta fresca ya que en realidad, los frutos grandes o pequeños pueden provenir del mismo árbol.

Análisis de calidad
Es interesante saber que las naranjas se clasifican precisamente en función del calibre, con una numeración que va desde 0 para las más grandes (entre 90 y 10 cm) hasta 13 para las más pequeñas (de 5 a 6 cm); el calibre se calcula tomando la medida “ecuatorial” de la naranja, es decir, por donde pasaría el meridiano ecuatorial si la naranja fuese un pequeño planeta Tierra. Sin embargo, la calidad de las naranjas es la misma más allá del tamaño, de manera que si se consumen en la mesa naranjas destinadas a jugo se podrá saborear una fruta igual de dulce y deliciosa que una de mayor tamaño, pero siempre es más satisfactorio llevar a la mesa frutas de mayor tamaño.

Las naranjas más grandes del mundo
Las noticias nos sorprendieron este año con una naranja cosechada en la localidad de Líbaros, provincia de Entre Ríos, Argentina, que alcanzó el sorprendente peso de 820 gramos. Aunque no es la naranja más grande de la historia, como veremos a continuación, se destacó por la explicación que dio el matrimonio de productores acerca de cómo la naranja había alcanzado semejante peso: debido al amor que les brindó su pequeña hija, encargada de cuidar el arbolito. Uno de los records de naranjas fue una recolectada en el año 2010 en Huelva, que pesó 1,440 Kg., proveniente de un árbol de naranjas normales; la naranja gigante fue expuesta para conocimiento de todos los vecinos. Muy cerca estuvo una naranja cultivada en Salamanca, la mayor en su peso recolectada hasta el año 2008, que consiguió el muy apreciable peso de 1,2 Kg.