¡Felices fiestas… con naranjas!

Los últimos días del año están llenos de entusiasmo; las familias se preparan para reunirse, se planifica la mesa familiar, la decoración, los detalles con los que demostraremos a nuestros seres queridos cuánto los amamos… Y por supuesto no pueden faltar las naranjas, reinas del Año Nuevo en invierno o en verano.

Las naranjas de Santa

Santa Claus, San Nicolás o Papá Noel, como se lo llama en las diferentes culturas, es conocido como Samichlaus entre los germanohablantes de Suiza; llega en Nochebuena, en Navidad y también el 6 de diciembre, día dedicado a su santo. Con su larga barba blanca y tradicional abrigo de color rojo, Samichlaus deja en la puerta de cada hogar en el que habite un niño, una bota repleta de mandarinas y naranjas junto con otras delicias como nueces y galletas. Los niños acostumbran aprender una breve poesía o un refrán para recitarlo frente a Samichlaus; si lo hacen bien reciben como premio panes de especias, chocolates o mandarinas.

Decoración y gastronomía navideñas y de fin de año con naranjas
Fines de diciembre es una de las mejores épocas para las naranjas: de hecho, podemos comprar por Internet las más jugosas y dulces a muy buen precio. Y por supuesto, aprovechar la fruta íntegramente… ¡hasta para decorar y perfumar la casa en estas fiestas! Las cáscaras pueden ser guirnaldas o colgantes; también puedes secar algunas rodajas de naranja y confeccionar centros de mesa o utilizarlas para decorar el árbol de Navidad. Las cáscaras también pueden servir como perfumados y decorativos portavelas, o convertirse en velas perfumadas rellenándolas con parafina y colocando un pabilo.  En cuanto a las costumbres culinarias, por ejemplo en México se acostumbra preparar el «ponche», una combinación de frutas y bebidas alcohólicas a la que se agregan gajos de naranja y se sirve caliente.

Solidaridad navideña
El espíritu navideño es festivo pero también muy solidario; de hecho, las navidades y las fiestas de fin de año son un gran estímulo para quienes desean ayudar, y esta es una gran época para demostrar nuestros buenos sentimientos y ejercitar nuestra capacidad para hacer el bien. Las naranjas no podían estar ausentes… y muchos productores de naranjas de la región han destinado parte de su producción para ser donada a familias necesitadas, a través de diversas organizaciones como Cáritas o los ayuntamientos. ¿Quieres ayudar? ¡Acércate a la institución en la que más confíes y averigua cómo puedes hacerlo! Seguramente las naranjas serán bienvenidas en las mesas más humildes.

Fotos:

Naranjas: vía Wikipedia

Bota: vía Morguefile

Vela navideña, vía Wikipedia