Técnicas culinarias para naranjas

Las naranjas son deliciosas y muy versátiles: pueden utilizarse tanto en platos fríos como calientes, dulces y salados; simplemente pelada para disfrutarla al natural, o con sofisticados tratamientos para convertirla en una perfumada decoración… Sin embargo, cada preparación exige una técnica especial para obtener los mejores resultados. A continuación, las técnicas más importantes para aprovechar al máximo las naranjas.

Naranja al vivo

Pelado al vivo
Tal vez pienses que no hay nada más fácil que pelar una naranja… aunque, si lo has intentado, es muy probable que hayas descubierto las verdaderas dificultades para llevar a cabo esa operación. Por otra parte, algunos platos como las ensaladas con naranjas llevan la fruta “pelada al vivo”, “a lo vivo” o “a sangre”. Consiste en presentar los gajos completamente limpios y libres de las diferentes membranas que los recubren hasta llegar a las deliciosas y dulces vesículas jugosas que componen la pulpa. Esta técnica en realidad es muy sencilla y permite convertir a los gajos en los verdaderos protagonistas del plato. Para empezar, es necesario cortar una pequeña rodaja en cada extremo para conseguir que la naranja quede apoyada y vertical sobre la mesa de trabajo. Luego, con un cuchillo filoso, se hacen cortes a lo largo para retirar la piel sin romper los gajos, hasta que la naranja quede sólo recubierta por la piel blanca o albedo. Con el mismo procedimiento se comienza a retirar esta piel blanca hasta llegar a la fina membrana que recubre los gajos. Ésta es muy fácil de quitar realizando un pequeño corte y separándola del gajo como si fuesen las tapas de un libro.

Cortezas disecadas
La corteza disecada de naranja tiene infinidad de usos tanto en la cocina como la cosmética o la medicina casera. Lo importante es contar con una buena reserva de cortezas disecadas o inclusive reducidas a polvo o harina para utilizarla en lo que más nos guste. Para secar cortezas de naranja es necesario contar con un lugar seco y ventilado. Lo mejor es pelar las naranjas en espiral para obtener largas tiras de piel que se ponen a secar al sol o bajo techo. También puedes poner a secar las cáscaras de los cascos de naranjas, que luego puedes confitar, cortar en tiras y bañar en chocolate…¡deliciosas! Para preparar harina de corteza de naranjas, simplemente debes poner a disecar las cáscaras y luego molerlas finamente, en mortero o picadora eléctrica. La harina de piel de naranjas puede utilizarse mezclada con yogur o ensaladas o combinada con la harina en repostería casera.

Aire de cítricos
El aire de cítricos es una técnica que permite obtener una preparación espumosa y perfumada para decorar diversos platos dulces o salados. Es muy fácil. Sólo necesitas un litro de agua, 15 gramos de polvo sabor cítrico para preparar jugos y 3 gr. de lecitina de soja. Verter el polvo y la lecitina en el agua, batir con batidora eléctrica, verter en un recipiente apropiado y batir nuevamente sólo la superficie. ¡Se formará una capa de espuma consistente y perfumada! Luego puedes utilizar cucharadas de espuma para decorar lo que más te guste.

Foto: vía Morguefile

Celebra Pascuas y Pesaj con naranjas

Dos grandes comunidades religiosas disfrutan casi simultáneamente, de sendas celebraciones en estos días: los católicos recuerdan la muerte y resurrección de Jesucristo con sus Pascuas, y los judíos rememoran la liberación del pueblo hebrero con su Pesaj.  La naranja es la gran protagonista de la gastronomía festiva.

Cocina judía: kijalaj (bizcochitos de naranja)
Esta fácil receta puede estar lista en menos de una hora y rinde dos docenas de deliciosos bizcochitos.


Ingredientes:

  • 150 gr de harina leudante
  • 400 gr de harina común
  • 200 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 100 cc de aceite de girasol
  • 1 naranja
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación
Mezclar enérgicamente el azúcar, los huevos, el aceite y la esencia de vainilla.  Por otra parte, mezclar las harinas y unir a la preparación anterior con el jugo de la naranja.  Volcar la preparación sobre la mesada y amasar hasta obtener una masa firme pero tierna.  Dejar reposar15 minutos.  Estirar con palote enharinado hasta obtener una masa bien fina, cortar tiras anchas, colocarlas en una placa apenas untada con aceite y sobre ésta misma, cortarlas en triángulos.   Tiempo de horno: 20 a 25 minutos.

Galletitas de Pascua
Divertidas galletitas para los niños, muy fáciles de hacer.


Ingredientes (para 48 galletitas)

  • 250 gr. de azúcar
  • 150 gr. de manteca
  • 2 huevos
  • 450 gr. de harina
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 1/2 cucharaditas de ralladura de naranja
  • 1 cucharada de jugo de naranja
  • 2 cucharaditas de polvo para hornear

Preparación
Sacar la manteca del refrigerador hasta que tome temperatura ambiente y cortarla en cubos pequeños.
Precalentar el horno a 190°C
Batir la manteca con el azúcar, agregar los huevos de a uno, batir hasta obtener una pasta lisa.  Añadir la harina y el polvo para hornear, integrar, incorporar el jugo y ralladura de naranjas.
Estirar la masa sobre la mesada enharinada hasta que tenga unos 5 mm de espesor; cortar con cortapastas de formas festivas alusivas (conejitos, huevos de pascua, gallinitas).  Hornear de 8 a 10 minutos o hasta que estén doradas.  Glasear a gusto.

Foto: vía Morguefile

Naranjas IV Gama

¿Sabes qué son los productos “IV Gama” en frutas y verduras? Se trata de frutas y verduras frescas sometidas a un procesamiento mínimo (lavado, cortado, envasado); así, puedes llevar a tu mesa productos frescos sin el gasto de tiempo y dinero que significa realizar esas tareas en casa. Si alguna vez adquiriste en el supermercado un envase plástico con ensalada lista para condimentar y consumir… ¡era un producto de IV gama!

Más detalles sobre los productos de IV Gama
Aunque los productos de IV gama se conservan a baja temperatura, no deben perder su calidad de “frescos y naturales”. Para ello, una clave es la selección de las materias primas, ya que frutas y verduras de baja calidad no resistirían el procesamiento ni el tiempo que deba transcurrir desde la preparación hasta el consumo. La otra, es el mínimo procesado, para alterar lo menos posible las propiedades naturales del vegetal y alargar su vida útil. Fuera de esto, encontrarás frutas y verduras de IV gama en múltiples presentaciones, todas en atmósfera controlada: bolsas, bandejas de plástico, etc.

La naranja, un “IV gama” natural
Después de haber leído lo anterior te preguntarás… ¿cómo es posible que existan naranjas de IV gama? De hecho, la fruta viene en su propio envase natural, la cáscara de brillante color naranja que protege las botellitas de jugo y pulpa que guarda en su interior. En realidad, las frutas y verduras de IV gama tienen mucho éxito porque garantizan frescura y calidad y su consumo ha aumentado en forma exponencial en los últimos años. Las investigaciones llevan a incorporar nuevos productos a esta modalidad, además de los habituales como zanahorias, lechuga y brócoli o frutas como melón, sandía, melocotón, nectarina, caqui, fresa y frutos tropicales. Las naranjas o en general, los cítricos de IV gama deberían contemplar la forma de procesamiento y el desarrollo de los envases considerando las características propias del fruto. Por ejemplo, las naranjas en almíbar o la fruta enlatada troceada y con jugo, no son “naranjas IV gama” ya que no preservan el sabor y textura originales.

Naranjas peladas y cortadas
No obstante, la ciencia avanza y la técnica también y ya están proponiendo formas de presentar la naranja para que pueda ser considerada un producto de IV gama. Por ejemplo, tratamientos térmicos de larga duración, o presentaciones multifruta como ensaladas de frutas envasadas para consumo rápido. Básicamente, el procesamiento de la naranja debería incluir el pelado y la presentación de la pulpa en rodajas o gajos manteniendo sus propiedades organolépticas.

Los mejores amigos de la naranja

Siempre decimos que la naranja es una de nuestras mejores amigas, por sus propiedades nutritivas y saludables pero… ¿quiénes son los mejores amigos de la naranja? Gastronómicamente hablando, la naranja es un ingrediente versátil y delicioso que permite incorporar su sabor a diferentes platos en forma de salsas o ralladura, jugo para perfumar la masa de budines y bizcochuelos, integrando cocteles, tragos, y muchas preparaciones dulces y saladas. A continuación, los aromas, alimentos o condimentos con los que mejor combina. ¡Acompáñanos!

Condimentos: el jengibre
El jengibre es un apreciado condimento y una especie con propiedades medicinales conocidas y utilizadas desde hace milenios por la medicina china y ayurvédica. Comparte muchas propiedades con la naranja y es uno de los más utilizados para aromatizar las preparaciones con cítricos. Para empezar, tienen el mismo origen: el este de Asia, aunque en la actualidad, igual que la naranja, se cultiva en todo el mundo. Tanto en la gastronomía como la medicina popular, se utiliza el rizoma, que es un grueso tallo subterráneo de formas curiosas, como manos o cuerpos humanos. Su aroma es cálido, el sabor picante y ligeramente amargo, y no se utiliza sólo como condimento sino en preparaciones específicas, como el codiciado “gingembrat” o jengibre confitado, una golosina que aún se sigue elaborando en los países asiáticos y hasta tiene su propio envase, los “ginger-jars”, unos típicos frascos de porcelana. El jengibre fresco y rallado es el condimento ideal para los platos de carne de aves con naranja y, en pastelería, para combinar en bocadillos y magdalenas.

Dulces: el chocolate
En el año 2012, unos científicos del grupo de investigación en Ingeniería del Conocimiento de ESADE (España), crearon un programa que permite seleccionar las mejores combinaciones de chocolate y frutas. Para conseguirlo, incorporaron la información de alrededor de 100 frutas a un sistema de inteligencia artificial que repite las experiencias de expertos chocolateros y pasteleros en relación con el chocolate. Encabezó la lista de buenas combinaciones buenas nuestra amiga la naranja seguida de otro cítrico: la mandarina, mientras que el sistema consideró como la combinación ideal entre las menos experimentadas, chocolate más arándano rojo. En realidad, ¡descubrieron algo que los pasteleros y reposteros de todo el mundo saben desde que se inventó el chocolate! Desde las cáscaras de naranja confitadas bañadas en chocolate hasta un increíble pollo con salsa de chocolate y naranja… todo es posible.

No sólo en gastronomía
También en perfumería y aromaterapia, la naranja tiene una gran aliada: la vainilla, en forma de extracto. El extracto de vainilla proviene de las vainas de la “Vanilla planifolia”, una planta orquídea trepadora originaria de México, con múltiples usos tanto en gastronomía como perfumería. A continuación, los ingredientes para preparar un jabón suavizante, relajante y nutriente: aceite esencial de naranjas, extracto de vainillas, agua destilada, extracto de semillas de toronja, glicerina vegetal.

Foto Jengibre: vía Wikipedia

Los vinos y los cítricos, sabores hermanos

Los expertos gourmets pueden aconsejarnos acerca de los mejores maridajes entre vinos o cítricos, ya sea en forma de postres, salsas o lo que tu imaginación te dicte. Pero hay más: los más importantes catadores de vinos pueden descubrir sabores cítricos en las diferentes cepas; de hecho, los tres ácidos orgánicos presentes en la uva son el tartárico, el málico… y el cítrico, aunque este último desaparece durante la destilación. ¿Quieres saberlo todo acerca de estos sabores hermanos? ¡Sigue leyendo!

Los blancos
Es en los vinos blancos donde más se aprecian los aromas cítricos. Por ejemplo el Chardonnay, uno de los más populares, tiene un aterciopelado sabor cítrico, mientras que el Pinot Gris es un poco más ácido ya que se trata de un vino joven. El Sauvignon Blanc es otro popular vino blanco, un poco más seco y menos afrutado que otros, pero que ofrece un acabado fresco. Los blancos de región de Rioja, en España, tienen aroma a frutas ácidas, y los que combinan uvas como la Moscatel de Alejandría ofrecen un delicado perfume de corteza de naranjas y miel de azahar. Los impactantes vinos de Hungría, elaborados con uvas como la Aszú, sobremaduradas, combinan aromas de cítricos y frutas confitadas. Los vinos de uva Perellada tienen aromas a azahar y corteza de limón, y otro blanco muy popular, el semillón, también comparte algunas notas cítricas.

Los aperitivos y otras bebidas
Los aperitivos son vinos ligeros y delicados que se beben al comenzar la comida; los mejores son los secos como el Riesling, cuyos sabores cítricos complementan las comidas livianas como ensaladas o mezclas de hojas verdes. Otra bebida muy apreciada, la ginebra, puede evocar junto con su aroma a enebro, marcados perfumes cítricos como naranja, limón y azahar. Las cervezas también pueden tener aromas cítricos, como lima y piel de naranja seca o cáscara de limón, en especial las llamadas cervezas artesanales de suave sabor amargo.

Combina aromas y sabores cítricos
Si bien hasta hace algunos años había unas reglas de maridaje de bebidas y comidas bastante estrictas, en la actualidad se considera que los maridajes sólo deben estar regidos por el gusto del consumidor. En realidad hay algunas reglas sencillas y fáciles de aprender que se basan en el equilibrio de los sabores, de las que hemos seleccionado las que se refieren a los vinos y los platos que llevan como ingrediente la naranja.

  • Aperitivos: los vinos blancos jóvenes, frescos y cítricos van bien con los mariscos.
  • Ensaladas y verduras: si están aderezadas con limón, el sabor del vino se verá afectado; si se van a beber vinos blancos, frescos y afrutados o de sabor intenso, lo mejor será evitar el vinagre y el limón.
  • Pastas: blancos refrescantes con aromas frutales.
  • Aves: si están aderezadas con limón o salsas cítricas, se recomienda un blanco tipo Chardonnay. Si son grasosas y llevan salsas agridulces se pueden combinar con tempranillos, Pinots Noir o Merlots.
  • Postres: los postres con naranjas, debido a su acidez, requieren vinos con cierta acidez también, aunque si son muy dulces van mejor con los moscateles; los postres cremosos de base cítrica, como muses o sorbetes, combinan perfectamente con los vinos tipo Riesling. Más modernamente, se puede elegir una buena cerveza blanca dulce.

Foto: vino, vía Morguefile

Cerveza: vía Morguefile