Todo sobre las naranjas y mandarinas orgánicas

Naranjas mandarinas

Los cítricos que se ofrecen por Internet en forma directa del productor al consumidor tienen como característica principal el ser cultivos orgánicos.  No se trata sólo de no utilizar pesticidas o fertilizantes; de hecho, cultivar naranjas en forma orgánica forma parte de una cultura que te invitamos a conocer.

Naranjas mandarinas

Cuidemos el planeta

En las últimas décadas los consumidores han demostrado su preferencia por los productos elaborados en forma respetuosa del ambiente, las culturas y los trabajadores.  Así, se han popularizado opciones como el comercio justo y los productos “bio”.  Sin embargo, no todos los alimentos que se publicitan como “bio” lo son, sino que deben responder a exigentes normativas y precisas condiciones de producción, como por ejemplo las que establece el Codex Alimentarius, según el cual la producción ecológica es “un sistema de ordenación de la producción que promueve y mejora la salud del agrosistema, con inclusión de la biodiversidad, los ciclos biológicos y la actividad biológica del suelo”.  Los eco-productores deberían minimizar el uso de fertilizantes y plaguicidas y en caso de utilizarlos, preferir los naturales, entre otras cosas.  En pocas palabras: una forma de producción que cuida el planeta.

Ecológico, orgánico, biológico

En realidad, todas estas palabras son sinónimos que caracterizan una forma de agricultura respetuosa del ambiente, que sustituye las técnicas tradicionales por otras destinadas a preservar las especies y el paisaje.  Lo bueno de este tipo de producción es que disminuye la contaminación del agua y el suelo, restituye los nutrientes del suelo y permite que las especies silvestres vuelvan a reproducirse y vivir en las 700.000 ha. que actualmente abarcan los cultivos orgánicos en España, que abarcan cereales, olivos y frutos secos.  Sin embargo, debe tenerse en cuenta que si los cultivos orgánicos están demasiado cerca de otros no orgánicos (hasta 500 metros), se corre el riesgo de que las plantas se combinen y los productos no resulten 100% orgánicos o libres de transgénicos.  Por otra parte, algunos términos utilizados en el etiquetado, como “natural” o “sin conservantes ni colorantes”, se refieren al contenido de los alimentos y no a la forma de producción.

Rama con frutas

Pro y contra de los alimentos ecológicos

Los entusiastas de la agricultura ecológica afirman que los alimentos orgánicos son más nutritivos y sabrosos que los tradicionales, y la ciencia parece que comienza a darles la razón:  la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) demostró que el jugo de las naranjas orgánicas tiene un ¡10% más de vitamina C que las convencionales!  Aunque las naranjas orgánicas pueden ser más pequeñas y de color menos vistoso que las tradicionales, están más sanas ya que la recolección se realiza cuidadosamente a mano para evitar que se dañe la fruta.  Quizás su mayor inconveniente sea el precio, un poco más caro que el de las naranjas y mandarinas que podemos encontrar en el mercado, pero las garantías de calidad y ausencia de productos químicos compensan con creces el mayor costo.

1 opinión en “Todo sobre las naranjas y mandarinas orgánicas”

Comentarios cerrados.